Search - Buscador

Cargando...

Translate

viernes, 24 de junio de 2011

Traducción del comentario de ayer relacionado con el Equipage


¿Podéis creer que he viajado durante 5 semanas con solamente este equipage? Si yo lo conseguí… de seguro ¡vosotros también podéis!
Llegamos casi al Polo Sur… con un tiempo helador, hicimos senderismo, descubriendo glaciares, caminando en el barro…luego fuimos a un clima muy húmedo y caluroso, lo que significaba que acabaría usando un bikini. También teníamos que llevar ropa elegante, pues asistiríamos a una Asamblea y para salir por las noches… ¡4 estaciones en 5 semanas! Cuando empecé a hacer la maleta pensé que nunca lo conseguiría. El viaje a Sudamérica parecía súper emocionante, pero hacer la maleta… casi me vuelve loca.
Lo que me ayudó muchísimo, fue simplificar. No podía pretender llevarme todo el armario a cuestas. Pero no iba a renunciar a lo que me gusta. Algunas personas recomiendan por ejemplo, en cuanto a cosméticos se refiere, llevar tamaños pequeños de jabón, champú, lociones… quizás incluso muestras. Hay dos factores que yo tengo en consideración cuando viajo. 1) El clima y la humedad. Yo vivo en un clima muy seco, desértico. Normalmente tenemos un 25% de humedad. Cuando viajo a áreas con mucha humedad, mi piel lo nota. No necesito ponerme tanta crema en mi cuerpo como en el lugar en el que vivo. Pero todavía, necesito llevar una buena loción, algo que se adapte a cualquier clima en el que esté y que sea absorbido por mi piel de una manera suave, sin mostrar brillos o sequedad. 2) Muestras. Personalmente no pienso que es el tiempo de probar muestras cuando viajas. Tu cuerpo, tu piel,  se están adaptando a muchísimos cambios, comida, agua, viento… El usar una muestra de una crema que quizás ni conozcas no siempre es la mejor solución. Me gusta el hecho de que actualmente, casi todas las marcas, hacen sus productos en “tamaño viaje”. Es algo que cada vez veo más a menudo en las revistas. También puedes encontrar esos productos por Internet. Visita por ejemplo www.sephora.com y te sorprenderás de la variedad de productos que tienen. Poco a poco os iré enseñando lo que a mí me funciona, pero tened en cuenta que cada cuerpo y piel son diferentes. Así que estas son solo sugerencias.
La maleta que llevé, es de Diane von Fustenberg Studio. ¡Me encanta! Es femenina con el color fucsia por dentro… pero al ser de color marrón chocolate en el exterior, la hace práctica, fácil de reconocer en el aeropuerto y sufrida después del uso. Viene con 3 diferentes bolsitas en el interior. Una es de plástico, transparente, con tres diferentes contenedores, para algunos de los productos esenciales, la otra tiene el logo en fucsia pero también es transparente, para llevar el calzado, y la otra está adherida al interior, y la puedes usar cuando ya no te entre nada en la maleta, pero necesitas una bolsa grande (quizás para llevar los regalos o las cosas que compres durante tu viaje). El tamaño de la maleta, es el tamaño convencional de lo que llaman en inglés “carry on”. (40’3cms de ancho, 60cms de largo y 20’3cms de alto cuando está vacía.) Mi esposo se llevó su Kenneth Cole negra  (del mismo tamaño.) Decidimos facturar ambas maletas y llevar con nosotros solamente una mochila y mi bolso.  Dejando Nevada, donde vivimos, volamos casi 20 veces durante esas 5 semanas de viaje. Normalmente embarcamos con nosotros maletas de este tamaño, por ejemplo cuando viajamos a Europa y visitamos a la familia, y facturamos una sola, quizás más grande. Si la que hemos facturado se pierde, aún llevamos con nosotros algunas cosas esenciales.  Pero cuando vuelas tantas veces, llega un momento en el que sólo quieres estar cómodo, disfrutar del viaje, si puedes hacerlo, descansar o dormir, si te resulta posible, considerando los ruidos de otras personas, los niños jugando, o los bebés llorando, y conseguir llegar sano y salvo. (Hablaré de “sugerencias en cabina” en las próximas entradas). ¿Qué opináis? ¿Qué os funciona a vosotros cuando viajáis?
Publicar un comentario en la entrada